Home

Noticias

Lemmy

Lemmy – 49% Motherf**ker, 51% Son Of A Bitch

4 comentarios

Por Rodrigo Pinto

Lemmy
49% Motherf**ker, 51% Son Of A Bitch

Red General Catalog

“Si algún día tiran una bomba nuclear que acabe con todo Lemmy y las cucarachas sobrevivirán”  -un fan-
“Lemmy its like a fucking radioactive cowboy” –¿?-
“Hard Rock Jhonny Cash” -¿?-

Para “la peor banda del mundo” como muchas revistas los consideraban, aquí está el mejor/peor documental del peor hijo de puta: Lemmy Kilmister. Un paseo de tres años que los directores Greg Olliver y Wes Orshoski hicieron junto a la banda (Lemmy, Phil Campbell y Mikkey Dee: "el mejor baterista del mundo") y el Roadcrew que pocas veces varía, y que podemos apreciar en los extras tocando obviamente (We Are) The Roadcrew.

Jack Daniels, Marlboro, botas, sombrero, Speed y muchas chicas a su alrededor. Eso es básicamente Lemmy. “The band as himself” es como lo presenta alguien en un concierto, no recuerdo quien. Pero con mucha razón por que con quien toque, la canción que sea, se escucha su bajo a todo volumen, distorsionado y rasgueado al estilo de una guitarra y eso es el sonido de Motörhead.

La narración no sigue una línea recta. El paso del tiempo no los marca el autobús que siempre va adelante y para alguna ciudad; la banda toca y sigue su ruta. De aquí se van ramificando diversas historias relacionadas directamente al grupo o Lemmy en otras épocas. Entrevistas con varios grandes del rock como Henry Rollins y Dee Snider (Twisted Sister) que no podían faltar. Un Scott Ian (Anthrax) muy gracioso con sus historias, hasta un Lars Ulrich que bueno… es Lars Ulrich o lo que signifique que es ser él.

La balanza entre diálogos y rock n' roll es muy buena y no da tiempo a desear ver una u otra por aburrimiento o saturación. Aparte de contar con más de tres horas de extras para disfrutar cuando uno quiera, tienes la opción de descargar más contenido en línea (www.lemmymovie.com/bonus) si uno lo desea.

Muy buen rockumental que nos lleva muchas veces a beber en el sofá con Lemmy o verlo beber y jugar a las máquinas, mientras se relaja para la siguiente gira en el Rainbow de Los Angeles, o esperar que prepare unas riquísimas patatas grasientas.

Y si eres un "junkie" y aún quieres un poco más, totalmente ajeno a este documental puedes ver:  Live Fast, Die Old. Seguro que está en YouTube o en algun lugar de la red.

A verlo. ¡Ellos son Motörhead y salieron a beber!

-¿Quién ganaria en una pelea entre Dios y Lemmy?  Preguntaba el personaje de Brendan Fraser a un supuesto productor de música en la película Airheads para ver si era de verdad o un policí en cubierto.

Dios…(¿?) contesta
¡Mal! dice Steve Bucemi
Lemmy… segundo intento
Te equivocas imbécil. Es una pregunta con truco, Lemmy es Dios

Beastie Boys - I Fucking Shot That!

Beastie Boys – I Fucking Shot That!

1 comentario

Por Rodrigo Pinto

Beastie Boys
I Fucking Shot That!

Velocity / Thinkfilm

Adam Yauch, M.C. Nathanial HörnBlower o como quieras llamarlo, nos ha dejado; insustituible como músico y como persona. Director, productor, bajista, M.C.A. ayudó a mucha gente y cumplía al 100% con la compasión, regla fundamental para practicar y entender el Budismo.

Vegetariano y una de las voces mas importantes en el Free Tibet Movement, creó el festival Tibetan Freedom Concert y la asociación Milarepa Fund. Dueño de los Oscilloscope Studios y más tarde su hermana hizo lo correspondiente con Oscilloscope Pictures; ambos apoyando el espíritu independiente del arte.

Junto con sus compañeros Mike D y Ad Rock, publicaron el fanzine Grand Royal Magazine. Su contribución más grande conseguida con dicho fanzine fue el término que dieron a un estilo de corte de pelo: "Mullet". Para que te hagas una idea del corte, es como el de MacGyver o el de James Hetfield por allá de 1995. ¿Representantes mexicanos de ese corte? Millones, pero alguien que lo llevó con mucho orgullo fue el futbolista Miguel Herrera.

El concierto dado por los Beastie Boys en el Madison Square Garden (casa de los Knicks de Nueva York) fue dirigido, grabado e ideado por Adam. Se hizo una selección del público asistente (unas 30 personas) y se les dio una videocámara; la única regla: ¡no parar de grabar! Otras dos cámaras, una en la cabina de Mix Master Mike (DJ) y otra que sigue en el escenario a los tres raperos, completan las imágenes de este concierto documental.

El público de los Beastie Boys es muy extenso y lo podemos ver en varias opciones que tiene el DVD, desde las filas en los conciertos a los famosillos que hablan de ellos. Freaks disfrazados de personajes creados por los Beasties, niños y alguno que otro anciano. Difícil de conseguir esto en una audiencia ¿no lo crees?

Variando el estilo musical… y pasando de los samplers a los instrumentos, Beastie Boys “rockean” y se apoderan del Madison y su gente. Con apariciones especiales de Doug E. Fresh y Money Mark en los teclados de fuego, podemos disfrutar una de las mejores actuaciones de este trío o al menos una en la que se mezcla todo: imágenes, épocas, beats, notas, micros y platos; rock, rap, funk y soul 'n' roll.

La caja tiene una presentación con una estética a lo Star Wars y una introducción a lo Scarface y con mucho material adicional es perfecto para conocer un poco más a los grandísimos Beastie Boys, y para mínimo, disfutar con un par de cervezas y mover la puta cabeza al ritmo de sus letras y su buena musica. 

God Bless Ozzy Osbourne

Ozzy Osbourne – God Bless Ozzy Osbourne

3 comentarios

Por Rodrigo Pinto

Ozzy Osbourne
God Bless Ozzy Osbourne

Eagle Rock Entertainment

Cuando supe de la existencia de este documental, mi excitación fue la misma que conseguir boletos para un concierto de Ozzy. Luego de tenerlo en mis manos, fue esperar el momento perfecto para verlo; dejar que se añeje un poco en un rincón de casa.

El documental empieza justo antes de un concierto en Buenos Aires: Ozzy calentando en backstage haciendo ejercicios vocales, para luego comenzar la historia desde sus inicios: Black Sabbath.

La narración es muy rápida y se centra básicamente en la lucha del cantante por dejar el alcohol, llena de anécdotas que ya conocemos como la del Alamo o la clasica decapitación de un murciélago por una mordida durante un concierto. Pocas imágenes que no se conozcan como las de Randy Rhoads y entrevistas recientes con Geezer Butler, Bill Ward y Tony Iommi.

Intervenciones de Henry Rollins y Tommy Lee, igualmente rápidas, que no aportan nada nuevo. Cualquiera de estas historias las podemos encontrar con detalle en vómitos, close up a las tetas y con restos de cocaina  en los libros I Am Ozzy y The Dirt (biografia de Mötley Crüe). Los que sÍ aparecen mucho son sus familiares (hijos, hermanos y Sharon, su esposa y manager) y esto hace que parezca un capitulo mas de The Osbournes.

Tiene varias imágenes y situaciones que nos enseñan como es Ozzy de verdad hoy en día y que nos ayudan a comprender su pasado. Pero que no funciona como un verdadero Rockumental. Como introducción a un gran documental del “Principe de las Tinieblas” en un futuro, está bien.

Until The Light Take Us

Until The Light Take Us

2 comentarios

Por Pablo Barrios

Until The Light Take Us

Variance Films      

Cuando se editó el libro Lords of Chaos: The Bloody Rise of the Satanic Metal Underground, nadie pensó que se convertiría en un best-seller de tal magnitud que tendrían que hacer copias de más y llevarlos a varios formatos de papel. El libro en general es una recopilación de los hechos inéditos del black metal donde, en entrevistas a las agrupaciones y personajes sobrevivientes de la época del Inner Circle, cuentan sus historias sobre el nacimiento del género más oscuro del metal de una forma concisa y sin restricciones, haciendo uno de los escritos más importantes y reveladores que ha dado la literatura metalera. Queriendo trasladar la idea principal a la pantalla grande, surgió Until The Light Take Us, presentada en varios festivales de cine en Estados Unidos y Europa con una distribución importante. El material se suma a la nueva ola de documentales sobre heavy metal como lo es Metal – A Headbanger's Journey y Global Metal, entre otros. Sin embargo no es favorable por completo, es entretenido a momentos y no llega a ser de lo más revelador para quienes ya conocen la historia del black metal, la quema de iglesias y destrozos en cementerios.

Por más atrayente que puede ser la historia, las personas externas al género y al estilo musical, la van a encontrar interesante ya que trata el tema de una forma subyacente, siempre muestra un comportamiento lineal sin salir del esquema ya que la cinta no es explotada profundamente como tendría que ser, por momentos solo es una división universal del mundo de Fenriz de Darkthrone, en vez de tener múltiples capas donde podamos observar diferentes puntos de vista ajeno a las bandas.

Con invitados especiales como Immortal, Hellhammer (Mayhem), Frost (Satyricon), Faust (ex-Emperor), Kristoffer "Garm" Rygg (Ulver), contando de una forma breve sus experiencias, y el propio Varg Vikernes (Burzum) narrando desde la prisión como pasó todo, justo antes de salir y grabar Belus. Until The Light Takes Us nos lleva, una vez más, a lo más oscuro de Escandinavia.

Con Gylve "Fenriz" Nagell bajo un fondo blanco y con una luz brillante apuntándole , la lente empieza a contar una mirada personal a la vida del ya legendario personaje. En un viaje por Europa rueda la cinta y en la que se basa mayoritariamente la declaración del documental, se le ve comentando los principios de su adolescencia, el contrapunto de porque escucha música electrónica, sus entrevistas con la prensa y el porque cree que algunas agrupaciones de black se vendieron mientras que Darkthrone sigue siempre a su fiel estilo.

El documental toma algunos archivos de noticieros televisivos de la quema de iglesias con la narración de Count Grishnackh (Varg Vikernes) desde prisión, siempre relajado y contento, destacando que cuando se empezó a rodar el filme, se encontraba en una situación difícil, sin duda la pieza clave de la película ya que sin él no se aportaría tanto a la idea de la misma. Pese a estar en un segundo plano, su contribución decomo asesinó fríamente a Euronymous y su vida en la niñez, provocan el punto más fuerte y controversial.

Mostrando como un movimiento underground llegó a ser "mainstream", Until The Light Take Us revela como se proyecta la parte ideológica del género en revistas, medios de comunicación, hasta galerías de arte y convenciones. El documental en sí es muy limitado en cuanto a su visión, aunque tiene algunos de los personajes más importantes del género, no llega a convencer por una edición poco explotada y realizada. Muy limitado en narración, a instantes con una estética de cine de arte, semejante al black metal donde la música extrema cruza fronteras impensables.

Para los que conocen ya la historia del Inner Circle, Until The Light Take Us es sólo un repaso que pone a prueba cuanto sabe uno sobre las historias contemporáneas más importantes de la escena metalera, donde hay una pequeña mirada a las vidas de estos personajes donde cuando más pasa el tiempo, más grande es su leyenda. Por fin el metal más extremo llega a lo más alto de la cinematografía con una entrega que es interesante por momentos, y aunque cuenta con sus deficiencias, es obligatoria para cualquier metalero que quisiera conocer las raíces de cómo se generó el movimiento más controversial y polémico de los últimos tiempos en los países nórdicos.

20100516062355

Iron Maiden – Flight 666

1 comentario

Por Juan Martínez

Iron Maiden
Flight 666

EMI Music

En 1985 Iron Maiden logró plasmar en vinilo uno de los mejores conciertos en vivo de la historia: Live After Death –grabado en la Arena de Long Beach, en Los Angeles–, una grabación que marcaría un parteaguas para las presentaciones de las bandas de metal, gracias a su deslumbrante espectáculo y a la calidad de su sonido; ahora, el registro de la gira mundial Somewhere Back in Time, llevada a cabo entre 2008 y 2009, constituye un logro aún mayor, algo sin precedentes para cualquier grupo o artista que alguna vez se haya presentado en vivo en la historia de este mundo.

Para comenzar, el grupo, con motivo de sus 30 años de vida, armó un repertorio con las canciones más representativas de sus años dorados, principalmente lo realizado entre The Number of the Beast y Seventh Son of a Seventh Son (con las únicas excepciones de Iron Maiden y Fear of the Dark); por si fuera poco, recreó el emblemático escenario de tema egipcio de la gira World Slavery Tour, realizada entre 1984 y 1985, con todo y los cambios de vestuario de Bruce Dickinson: la máscara egipcia de Powerslave, la capa harapienta de Rime of the Ancient Mariner y el traje de soldado británico de The Trooper… pero eso no es todo; a diferencia de la gira realizada veinticuatro años atrás, en esta ocasión el álbum –también doble– documenta lo acontecido en dieciséis ciudades de tres continentes alrededor del globo, por lo que podemos escuchar los alaridos de las audiencias congregadas en Mumbai, Melbourne, Monterrey o Costa Rica, lo que nos deja con un agradable sabor de boca y una gran emoción, al saber que los seres humanos de todo el mundo hablamos el mismo idioma cuando de música se trata.

Pero aún hay más, mucho más. El paquete consta de tres objetos: Flight 666 – The Original Soundtrack (concierto en CD), Flight 666 – The Concert (concierto en DVD) y Flight 666 – The Film (documental en DVD) y es precisamente aquí donde lo realizado por Iron Maiden se despega a millas de distancia de los sueños más locos de cualquier banda de rock; los secretos develados en el filme hacen comprender al espectador por qué esta gira fue una auténtica hazaña (por respeto a los lectores, no los contaremos aquí, pues sería echarles a perder la trama de la película), además de proporcionar simpáticas respuestas a muchas inquietudes curiosas: ¿qué hizo Tom Morello con su copia de Piece of Mind? ¿por qué regatea Nicko en Teotihuacán? ¿cómo cantan Children of the Damned en español en Costa Rica? ¿qué hace la gente de Colombia para obtener mejores lugares? ¿cuál es la canción que más emocionó a Bruce volver a cantar durante esta gira? Todo está ahí, demostrándonos que no se necesita de un guionista hollywoodense para hacernos reír o llorar.

Tal vez muchas personas no estuvieron presentes en la gira que en 1985 realizaron Dickinson, Harris, Murray, Smith y McBrain, pero esto es una compensación con creces a todas ellas. Al final, queda en el escucha/espectador una sensación de sincero agradecimiento, entendiendo por qué después de todos estos años los británicos se han mantenido vigentes, sumando ventas de setenta millones de discos sin contar con difusión en los medios, por el solo hecho de permanecer fieles a su compromiso con la música y con su público. Sin duda, el mundo es un gran lugar, pero cuando lo recorre Maiden es aún mejor.